Mantener Frescos los Data Centers

Mantener Frescos los Data Centers

El incremento en la demanda de procesamiento de datos y capacidad de almacenamiento ha llevado a las grandes empresas a invertir en nuevas instalaciones para poder ofrecer servicios basados ​​en la web a un número cada vez mayor de usuarios. En estas instalaciones, tener las condiciones óptimas, tanto de temperatura como de humedad, es vital para el funcionamiento de los equipos y la vida útil de los mismos.

 

Los Data Centers  son instalaciones con gran demanda de energía, que actualmente consumen más del 1,3% de la producción total de electricidad del mundo. Esta energía se transforma en calor que tiene que ser transportado y disipado lejos de los bastidores de los equipos para mantener la temperatura de funcionamiento correcta. Refrigeración y aire acondicionado es uno de los procesos más importantes en cualquier Data Center. El enfriamiento de un Data Center se puede realizar de varias maneras diferentes, dependiendo de la ubicación y del clima local.

 

El proceso de enfriamiento del refrigerante utilizado consume mucha energía, pero su uso puede ser reducido si, a la hora de elegir la ubicación del Data Center, se considera el clima. En climas secos el enfriamiento evaporativo es efectivo para disipar el calor. En climas fríos se puede utilizar el enfriamiento directo con aire frío y seco. Los lugares cercanos al agua ofrecen la posibilidad de disipar el calor en el agua.

 

La temperatura adecuada

Las directrices ASHRAE 2011 recomiendan, para las condiciones en Data Centers, una temperatura de entrada de aire de 18 a 27°C y humedad de 25 a 80% HR (temperatura del punto de rocío 5 a 15 °C). En una instalación tradicional, la sala de servidores está climatizada dividiendo los equipos en filas (pasillos calientes) y alimentando con aire acondicionado fresco entre las filas (pasillos fríos), generalmente a través del piso. Cuando el aire frío viaja a través de los bastidores de los equipos desde un pasillo frío hasta un pasillo caliente, transmite el calor generado por los equipos a través del techo. La temperatura se controla utilizando una unidad de aire acondicionado de la sala de servidores (CRAC), que realiza funciones de calefacción y refrigeración (aunque no simultáneamente). Para el calentamiento, el CRAC utiliza aire fresco para recircular el aire caliente de los pasillos calientes; y para enfriar, el aire entrante se enfría para lograr la temperatura correcta.

 

 

Mantenimiento de niveles de humedad

Además de la temperatura, la supervisión y control de la humedad de la sala de servidores también es crítica. Especialmente en climas fríos donde se usan economizadores de aire, el contenido de agua absoluta del aire es naturalmente bajo. La humedad relativa del aire disminuye cuando se calienta, lo que significa que puede caer por debajo del nivel deseado. El aire demasiado seco aumenta el riesgo de electricidad estática y requiere humidificación adicional mediante humidificadores por aspersión o evaporativos.

Cuando la temperatura exterior excede los límites aceptables, el aire entrante tiene que ser enfriado. Con el fin de minimizar la necesidad de refrigeración mecánica que consume energía, la refrigeración se puede lograr mediante la pulverización de la niebla de agua – que se evapora instantáneamente – en el aire entrante. Cuando se conoce la humedad del aire antes y después del humidificador, el sistema de control puede ajustar los humidificadores para asegurar la máxima eficiencia de refrigeración adiabática manteniendo los límites de humedad relativa y evitando posibles problemas de corrosión relacionados con una humedad relativa demasiado alta. En sistemas en los que se utiliza líquido como soporte térmico, el refrigerante puede enfriarse en torres de enfriamiento, que son intercambiadores de calor que emplean un principio de enfriamiento evaporativo similar. El control eficaz de una torre de enfriamiento requiere mediciones precisas de humedad y temperatura, que a su vez permiten una máxima eficiencia de enfriamiento con un uso de energía minimizado y también proporciona un medio para monitorear la potencia de enfriamiento de la torre.

 

Vaisala HUMICAP® – Mediciones confiables de humedad

Vaisala ofrece, para la gestión de Data Centers,  instrumentos para medir temperatura,  humedad relativa, temperatura del bulbo húmedo, temperatura del punto de rocío, entalpía y parámetros meteorológicos.

La amplia gama de instrumentos de humedad relativa y temperatura Vaisala HUMICAP® incluye transmisores de grado industrial y HVAC que son adecuados para su uso en Data Centers. Los sensores Vaisala HUMICAP® son conocidos por su precisión, excelente estabilidad a largo plazo e histéresis insignificante.

 

Conozca los productos VAISALA que tenemos para ofrecerle.

Share this post